domingo, 1 de septiembre de 2013

Salmon Fishing in the Yemen


¿Cómo se me había pasado este peliculón? Realmente maravillosa, una historia super inteligente, atractiva, con los sentimientos aflorando con cada salmón que se asoma en la película.

Basada en el libro de Paul Torday, la historia aparenta inocencia para contarnos tantas cosas, que al terminar el cerebro empieza a reconectar todos los cabos sueltos dejados expresamente para ese trabajo mental.  Disfrazada en una historia de amor, hay sórdidas historias de engaño y preopotencia de política y guerra, impresionantemente parecidas a la realidad.

El Dr. Alfred Jones (Ewan McGregor), experto en piscicultura, es contactado por Harriet (Emily Blunt), para evaluar un proyecto que pretende llevar salmones británicos al Yemen, financiado por el Jeque Muhammed (Amr Waked).  El proyecto se ve enturbiado por la participación realmente terrorífica de la asistente de prensa del Primer Ministro Británico, Patricia Maxwell (Kristin Scott Thomas), quien mueve los hilos del gobierno para apoyar o boicotear el proyecto, según sea del interés de las audiencias oficiales.

Luego de superar muchos prejuicios, el Dr. Jones se matricula de lleno con el proyecto y llevan los salmones al Yemen, donde tras un periodo de adaptación, son liberados para pasar la prueba de fuego:  ¿nadarán rio arriba, como corresponde a un buen salmón?

En medio de todo esto, se desarrolla una historia de amor entre Alfred, cuyo matrimonio está justo sucumbiendo para entonces y Harriet, cuyo novio fallece en una emboscada a su patrulla en Afganistán.  Este amor se mueve lentamente, moviéndose con mucho cuidado, como con miedo a que algo se rompa, todo para que en un desenlace inesperado, la tienda de cristal se desmorona completamente y las decisiones tienen que tomarse de una vez, sin más pausas ni esperas.

Por otro lado, el Jeque se muestra como un hombre maravilloso, casi un sabio, que es perseguido por sus propios coterráneos que no le perdonan sus nexos con occidente.  Su aporte a las vidas de todos los que participan en la historia es contundente y esta forma de mostrar a un árabe me pareció excelente, justa, clara, sin cuentos preconcebidos.

La película realmente me capturó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario